El Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Conasan) reveló durante una reunión que presidio el vicepresidente Alejandro Maldonado, que en el primer semestre del 2015 el Gobierno destinó 2.157 millones de quetzales  en la implementación de acciones para la reducción de los índices de desnutrición aguda.

Al 30 de junio la ejecución ascendió al 36 por ciento del presupuesto aprobado para el Plan Pacto Hambre Cero (PPHC) y la Ventana de los Mil Días, entre otras medidas implementadas por la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) y varios ministerios.

Las carteras y secretarías involucradas en velar por la seguridad alimentaria ejecutaron el 37 por ciento del plan de gastos destinados para ese fin, y las instituciones descentralizadas destinaron el 22 por ciento del presupuesto para resguardar la vida de millones de mujeres y niños.

“Se tiene que hacer un diagnóstico muy realista de la situación que se tiene que enfrentar a temas como el de la nutrición y alimentación y saber que contamos con recursos humanos e institucionales”, comentó el vicemandatario.

En la ejecución del PPHC Están involucradas 15 instituciones, las cuales aportan fondos económicos dependiendo de la asignación monetaria que el Ministerio de Finanzas traslade. 

“Entendemos que estamos hablando de una estrategia global, no es solo función de elementos del Estado, sino también la sociedad civil integrada y operativa”, aseguró el vicepresidente Maldonado.

Durante la reunión se abordó también la perspectiva climática que se tiene para el resto del año y cómo afectará el fenómeno de El Niño en el país.

Fidel Ponce, del Ministerio de Agricultura, comentó que a la fecha las secuelas se ven reflejadas en una estación lluviosa muy irregular con niveles de agua bajos, especialmente en el área del corredor seco.

“En junio, seis de los 16 sitios centinelas que tenemos reportaron menos del 50 por ciento de lo que llovió el año pasado. Comparado con la cantidad de lluvia de la información histórica llovió un 22 por ciento menos y en julio se presenta la misma situación, que señala que ha habido menos lluvia que el año pasado”, dijo.

Se pronostica que en los siguientes tres meses la precipitación en el 40 por ciento del territorio nacional sea normal.